Archivos Mensuales: octubre 2014

Patty Diphusa (Pedro Almodóvar)

51KKDB5TDVL

Opinión de la novela

Esta novela es caótica, cruda… diferente. Creo que cabe empezar por allí. Hay dos aspectos generales que a su vez sirven como puntos de vista para abordar esta obra, del cineasta español Pedro Almodóvar. Por un lado, esta obra, además de reflejar el estilo del autor y de marcar en cierta medida una autobiografía, es el manifiesto de su condición homosexual, marcada en diferentes escenas de la novela. Parece que Almodóvar intenta representarse mediante Patty, para llevar a cabo todo tipo de obscenidades que en una gran mayoría llevan el sexo de manera explícita. En otras palabras, sentí esta obra como un diario en el que el autor escribe todas las perversidades que ha hecho y que tal vez quisiera hacer. No obstante – y aquí está mi segunda percepción- , es una obra que marca los inicios de Pedro, una obra naturalista, que describe los fenómenos madrileños – a su vez refleja una realidad general- de ese modo de vivir en el que solo existen las fiestas, las drogas, el sexo, y nadie se preocupa por nada. Prueba de ello, es que con Patty Diphusa viajamos a aquella Madrid de los años 80 en los que reinó el llamado movimiento contracultural “La movida madrileña”. Casi que viajamos en el tiempo y de la mano de Patty, una mujer controversial, que inicialmente parece no tener escrúpulos, llena de deseo sexual y de drogas, para no solo entender cómo fue esta época, sino también tener una idea mucho más clara del contexto en el que fue escrita esta obra.

En términos generales, la estructura de esta novela se basa en dos presentaciones que se hacen de Patty: primero como la actriz porno, famosa, que vive de fiesta en fiesta y segundo, como una mujer cansada de su anterior vida, que empieza a darse cuenta que no pude seguir ese estilo de vida (esto ocurre en la década del 90 donde se acaba la movida). Así, se nos narran diferentes episodios, relatos de su vida, en las que Patty, quien narra desde la primera persona, nos cuenta cada una de sus experiencias sexuales, sus encuentros con la droga y una serie de acontecimientos que son entendibles luego de comprender la naturaleza de esta mujer: una chica vitalista, llena de optimismo, que siempre ve lo bueno en lo peor que le pueda suceder.

La novela transcurre, como decía, nombrando diversos episodios muy concretos e independientes, pero que están de alguna manera conectados, y es así como entendemos la vida de Patty como un alter ego de Pedro, y como nos vemos ante una obra ficcional pero también realista – aspecto que el mismo Almodóvar deja claro en su prólogo al afirmar que Patty Diphusa hace parte de ambos géneros -.

Algo importante que decir es que es una obra llena de citas a otros personajes reales: escritores, cineastas, pintores y políticos de la época, y una diversidad intertextual que , si bien crea la necesidad al lector de indagar más a fondo en lo que se quiere decir, enriquece el texto de una manera brillante. Es así como aparece en la obra relaciones con la película Blade Runner, que a su vez está basada en la novela de Phillip Dick “¿Sueñan los androides con obejas eléctricas”, con la novela de Oscar Wilde “El retrato de Dorian Gray”, con “Kika” película del mismo autor Almodóvar, con la leyenda medieval de Genoveva Brebante, con “Cien años de soledad” de García Márquez, con “Saló” de Passolini, con “Retorno al pasado” , la película donde aparece Robert Mitchum, de quien se habla bastante en algunos capítulos por su parecido con el taxista, personaje de quien Patty se enamora. y Así, una serie de intertextos además de citas a personajes como el cineasta Andy Warhol (con este se hace una especie de analogía entre fenómenos ocurridos en Estados Unidos y España), Calamity Jane, Frida Kahlo, Francoise Sagan,, pintores de la movida como Guillermo Perez Villalta, Sigfrido Martín Begué, diversos actores de diferentes épocas como  Spencer Tracy, Edward G Robinson, Julia Roberts, Uma Thurman, Jonny Deep o políticos de la España de aquel entonces como Alvarez de Manzano, alcalde de madid, y ex presidentes del gobierno de España como Felipe Gonzales y José María Aznar y sus respectivas mujeres, Carmen Romero y Ana Botella, con quienes establece una semejanza por sus similares situaciones debido a que pertenecen a un mundo de ficción dictado por otros: ellas inmersas en la pasión y vida política de sus maridos y Patty, en la pasión de Pedro por crear historias de las que no puede escapar.  Esta interesante analogía se da al finalizar la novela en su último capítulo “Yo y mi clon en una noche llena de incertidumbre”.

En definitiva, es una obra controversial, con temas en los que no existe el tabú, cruda, real y llena de intertextos que, aunque hacen un tanto difícil su interpretación, la enriquecen de muchos datos. Característica de un lenguaje coloquial español, Patty Diphusa está hecha para no olvidarse, para recordar siempre esa época del movimiento madrileño del que aún hoy, en cualquier rincón del mundo, quedan algunas salpicaduras.

Puntaje: 7/10

Anuncios